COLUMNA DE INVITADOS
El recordado Matthew Shepard & La olvidada Mary Stachowicz

Mayo 2003por Barbara Kralis

Barbara Kralis, antigua editora de la newsletter católica Semper Fidelis, dirige con su esposo Mitch la Jesus Through Mary Foundation en Howe, Texas. Barbara puede ser contactada via email en Avemaria@earthlink.net

¿Cuántos entre nosotros, católicos norteamericanos, estamos dispuestos a reconvenir al pecador (lo que constituye una de las Obras de Misericordia) y evangelizar? No muchos. Pero Mary Stachowicz sí estaba dispuesta, y por hacerlo fue brutalmente asesinada. El crimen fue cometido el 13 de noviembre del 2002 en Chicago, en la festividad de Santa Francisca Cabrini, vírgen, y primera santa canonizada de los Estados Unidos

Mary, la amable y devota católica de 51 años, madre de cuatro hijos, preguntó a un homosexual, Nicolás Gutiérrez de 19 años "¿Por qué quieres tener sexo con chicos en vez de con chicas". Gutiérrez declaró que ella comenzó a aconsejarlo sobre este problema.

Gutiérrez confesó que se puso furioso cuando Mary le hizo esa pregunta. Presuntamente, la golpeó y pateó brutalmente; luego cortó su cuerpo con múltiples puñaladas. Estando aún Mary con vida, cubrió su cabeza con una bolsa para residuos, la estranguló y estrujó su cuerpo para poder ponerlo en un hueco bajo el piso de su departamento de Chicago, sobre la funeraria Sikorski, en donde ambos trabajaban. La funeraria está frente a la parroquia de Mary, donde momentos antes ella había recibido la Comunión.

Su mutilado cuerpo fue descubierto tres días después de haber sido brutalmente herido.

Mary, una traductora de anglo-polaca, estaba dando testimonio de su fe y fue matada -- martirizada -- por ello.

Los principales medios de información seculares no quisieron referirse a esta historia porque tenía que ver con la homosexualidad.

En algunos estados, está vigente legislación que considera como ofensa punible las manifestaciones en contra de la homosexualidad. En la ciudad de Nueva York, Demócratas "tolerantes" han convertido en punibles las condenas a la homosexualidad basadas en versículos de la Biblia. En Canadá, es ilegal manifestar sus propias convicciones respecto de la práctica de la homosexualidad. En ese país la TV. la radio y la prensa escrita no pueden utilizar pasajes de la Biblia en los que se condena la homosexualidad sin ser pasibles de condenas. Algunos canadienses ya han sido encarcelados por sus convicciones.

De por sí, muchos cristianos son temerosos de enseñar la verdad de Dios sobre el pecado mortal de la sodomía, aún sin el temor que agrega la posibilidad de ser encarcelados por hacerlo. Mary no fue intimidada.

Los presuntamente senadores católicos Tom Daschle y Ted Kennedy son corresponsables de una ley que ampliaría las facultades del gobierno federal para perseguir los "crímenes odiosos" (hate crimes), lo que otorgaría, bajo la ley federal, mayor protección a los homosexuales que a los heterosexuales. En otras palabras, una persona heterosexual no vale tanto como una persona homosexual.

No sorprendió a su pastor que Mary se hubiera preocupado tanto como para involucrarse, "Ella era un persona muy comprometida con lo bueno de la parroquia, siempre buscando cosas para los pobres, como también para el bienestar espiritual de la gente", dijo el Padre Francis Rog de la Iglesia Católica de San Jacinto.

¡Ay, María ha sido olvidada, no obstante que su muerte ocurrió hace menos de seis meses! ¿Dónde está la ofensa de los cristianos? ¿de los católicos? ¿de los obispos católicos norteamericanos?

Los dos diarios de Chicago encararon el suceso con cautela: sobre la muerte de Mary el Chicago Sun-Times del 18 de noviembre llevaba el encabezado "Un arresto en la Muerte de la Funeraria". El día siguiente, decía "El cuerpo encontrado en la Funeraria estaba apuñalado". El Chicago Tribune tenía el encabezamiento "Cuerpo identificado como de Mujer desaparecida". El último artículo publicado por el Tribune tenía como sutil encabezamiento "Riña precedió asesinato, dice oficial investigador". El subtítulo, en letra chica, daba el único indicio sobre lo ocurrido: "En discusión el presunto estilo de vida del acusado". En casi todas las demás ciudades, el suceso fue ocultado. Los homosexuales gozan de un trato preferencial en los medios. En 1998, en un lapso de 30 días, fueron escritos más de 3.000 artículos sobre Matthew Shepard, el estudiante homosexual muerto en Wyoming. !Que patrón doble!

Las reacciones por la muerte de Mary en los sitios de la web y en la líneas de chateo homosexuales fueron desde "¿Mereció ella lo que le ocurrió?" a "¿Dónde puedo enviar un cheque para la defensa de Gutiérrez?, hasta "Quizás este sea un mensaje a los religiosos fanáticos para que no se metan en los que les incumbe".

Peter LaBarbera, principal analista político del Culture and Family Institute for Concerned Women for America, dijo: "Sería un hecho de proyección nacional, calificado de crimen odioso, el que un gay sea asesinado por tratar de convencer a alguien de que se haga gay, Pero cuando un gay mata a una mujer que trata de convencerlo de que cambie, los medios pinchan el suceso. Si la muerte de Matthew Shepard mereció la atención de los medios nacionales, ¿por qué no la de Mary Stachowicz?... Va a ser difícil para la gente decir que este no es un crimen de odio anticristiano cometido por un homosexual activo”.

La muerte de Mary Stachowicz es similar a la Santa María Goretti, su homónima. Sta. María fue brutalmente apuñalada hasta la muerte por rechazar las pecaminosas y lujuriosas proposiciones de Alessandro Serenelli. ¿Seremos alguna vez testigos de la repetición y vuelta a Dios del asesino de Mary, como lo fuimos de la dramática conversión de Alessandro Serenelli, el asesino de María? Alessandro pasó el resto de su vida viajando por el mundo para dar testimonio de la misericordia y el perdón de Dios, hasta su muerte en 1970 en el convento capuchino de Macerata, donde vivió hasta el final de sus días entregado a la reparación. Sobre todo, ¿veremos alguna vez a Mary Stachowicz reconocida por los obispos norteamericanos por su coraje?





Back to Mayo 2003 Issue

Read our posting policy Add a comment
Be the first to comment on this story!


©