ENTRE TANTAS FALSIFICACIONES
Un caso de posesión demoníaca

Marzo del 2008Por Richard E. Gallagher

El Dr. Richard E. Gallagher es un médico certificado especializado en psiquiatría que ejerce en forma privada en Hawthorne, Nueva York, y profesor asociado de clínica psiquiátrica en New York Medical College. También tiene actuación en el Instituto Psicoanalítico de la Universidad de Columbia y en un seminario de la iglesia católica. Es graduado Phi Beta Kappa de la Universidad de Princeton, magna cum laude en estudios clásicos y formado en psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale. Es el último psiquiatra norteamericano que ha sido un delegado regular a la Asociación Internacional de Exorcistas y ha dirigido en sus sesiones plenarias.

This article: in English

En medio de una difundida confusión y escepticismo en torno a este tema, el propósito principal de este artículo es el documentar un caso actual y bien claro, de posesión demoníaca. Incluso aquellos que dudan de que tal fenómeno exista, pueden encontrar bastante convincente al siguiente ejemplo. Para los clérigos, o incluso para cada uno de los involucrados en la cura espiritual o psicológica de otros, es igualmente fundamental reconocer las numerosas y más comunes "falsificaciones" (p.e. falsas asignaciones) tanto de influencias como de ataques demoníacos.

La necesidad de prudencia y precisión es especialmente importante en un tiempo en que laicos sin instrucción o, peor aún, el ministerio público, pueden engañar o incluso explotar a los fieles en este aspecto. Basta con aprender la televisión para contemplar los evidentes abusos -- por ejemplo, televangelistas acosando con pedidos de donativos a su audiencia mientras dirigen ceremonias ridículas, ante grandes y en exceso crédulos auditorios. Es necesario hacer claras precisiones -- desde hace mucho conocidas por los teólogos tradicionales, pero con frecuencia ignoradas actualmente.

La posesión es sólo una y no el tipo más común de ataque demoníaco. Se trata de algo muy raro, no tan frecuente como muchos imaginan. La denominada "opresión" o "infestación", es menos rara, -- aunque poco frecuentes ambas -- y a veces más difícil de distinguir correctamente. A nuestros propósitos aquí, un individuo verdaderamente "poseso" muestra un ataque tan masivo e inequívoco que lo usaremos como ejemplo paradigmático del genuino ataque demoníaco. Este caso será contrastado no con los numerosos grados menores de ataques demoníacos, sino más bien con los variados tipos de intervenciones demoníacas aparentes -- a veces los estados psicóticos -- que resultan tener una explicación puramente natural. Estos estados suelen ser más comúnmente conocidos como tales por los facultativos religiosos. Esta necesidad es especialmente grande entre los numerosos laicos que trabajan en ministerios de rescate, un fenómeno mundial en rápido crecimiento.


You have two options:

  1. Online subscription: Subscribe now to New Oxford Review for access to all web content at newoxfordreview.org AND the monthly print edition for as low as $38 per year.
  2. Single article purchase: Purchase this article for $1.95, for viewing and printing for 48 hours.

If you're already a subscriber log-in here.



Back to Marzo del 2008 Issue

Read our posting policy Add a comment
Be the first to comment on this story!